20 may. 2010

Catalina von Bora: La monja que se casó con Lutero


Catalina von Bora, de monja en un convento llegó a ser esposa del reformador Martín Lutero, madre de sus hijos y administradora de su hogar. La suya es un buen ejemplo de lo que podía ser la vida de una mujer en tiempos de la Reforma protestante.


El reformador Martín Lutero sello definitivamente su ruptura con el antiguo estilo de vida religiosa, monástica y célibe, cuando en junio de 1525, siendo ya un cuarentón, decidió casarse con Catalina von Bora, una joven de 26 años.

Como ya lo habían hecho antes otros protagonistas de la Reforma protestante, mediante el matrimonio manifestó de manera visible su convicción de que no se debía seguir sosteniendo la distinción entre personas religiosas y personas laicas.

Mediante el casamiento, los sacerdotes que adherían a la Reforma se convertían en laicos, y disolvían la separación tajante, característica de la sociedad medieval, entre un ámbito de vida "profano" y otro "sagrado". Terminaba así la distinción elitista entre una vida consagrada a Dios (supuestamente superior), y una vida común orientada hacia el mundo (de menor valor religioso).

Este era uno de los pilares de la mentalidad eclesiástica medieval, y su demolición tuvo una repercusión inmediata. Al casarse, los sacerdotes no sólo lograban el beneplácito y apoyo de amplios sectores de la población urbana: también ponían de manifiesto que la vida matrimonial era la única opción de vida valida, resaltándola como agradable a Dios en su triple dimensión de comunión erótica, ética y religiosa entre los cónyuges.

Adiós al convento

Esta profunda transformación tuvo, además, otra importante consecuencia: un gran numero de personas dedicadas a la vida monástica decidió abandonarla, fugándose de los conventos.

Entre quienes decidieron seguir este camino se contó un grupo de doce monjas cistercienses, que la noche de Pascua (del 5 al 6 de abril) de 1523 huyó del monasterio Marienthron (Trono de María), en Nimbschen, ayudadas por el adepto y amigo de Lutero Leonardo Koppe, un comerciante mayorista y concejal en Torgau, la capital política de Sajonia.

De las monjas, tres pudieron regresar con sus familias, pero las restantes nueve siguieron viaje a Wittenberg, donde arribaron el 9 de abril, confiadas en que quienes las habían inspirado para llevar a cabo semejante acción, también les brindarían apoyo y refugio.

La espectacular huida de las monjas causó gran revuelo y tuvo una amplísima difusión, ya que Lutero mismo asumió su defensa y justificación (el robo de monjas se castigaba con la pena capital).

En un panfleto, el reformador explicó porqué "las vírgenes pueden abandonar los conventos con la aprobación de Dios". Afirmando que "es imposible que el don de la continencia esté tan difundido como lo están los conventos", recomendó que la mujer, que "no fue creada para ser virgen, sino para concebir niños", siguiera siendo mujer "y no tratara de hacer las cosas mejor de lo que Dios las hizo".


Has recorrido un largo camino, muchacha


Así llegó a la vida de Lutero Catalina, quien había nacido 24 años antes (el 29 de enero de 1499) en el establecimiento rural de Lippendorf (al sur de Leipzig), un pequeño feudo cedido a su padre Hans von Bora, miembro de la baja nobleza rural sajona casado con Catalina von Haugwitz (o Haubitz).

Además de Catalina, el matrimonio tenía tres hijos varones y otra hija mujer. La madre debió de fallecer antes de 1505, ya que en ese año el padre volvió a contraer matrimonio. En ese momento la pequeña Catalina era pupila en el convento de monjas agustinas en Brehna.

En 1508/09 ingresó al convento de monjas cistercienses Marienthron, en Nimbschen, cerca de Grimma. Allí comenzó su noviciado en 1514, después de haber completado su educación básica (que también incluyó nociones de latín). Un año después fue consagrada monja e hizo votos de pobreza, obediencia y castidad.

Después de la fuga, Catalina no pudo regresar con su familia por encontrarse los dominios de ésta en el territorio del opositor duque Jorge de Sajorna, pero también porque la situación económica de los von Bora se bahía deteriorado mucho. Así, durante dos años vivió en la grán casa y taller de Bárbara y Lucas Cranach en Wittenberg, donde siguió completando sus habilidades de manejo y administración doméstica.

En 1524 Catalina rechazó la propuesta de Lutero de que se casara con el ya algo maduro pero bien situado Gaspar Glatz, ex rector de la facultad de teología y flamante párroco en Orlamünde (Turingia). No estaba dispuesta a casarse con Glatz, le dijo la ex monja a Nicolás von Amsdorf, colega y amigo de Lutero. Pero si él o Lutero la querían como esposa, agregó, ella no se iba a negar.

Lutero, que se hallaba en una situación difícil y veía peligrar el futuro de la Reforma bajo el fuego cruzado de las condenas papales y la amenaza de revueltas campesinas, decidió casarse, en parte para hacer rabiar un poco más a la Iglesia Romana, y en parte para reconciliarse con su padre, que nunca le había perdonado el hacerse monje. "No la amo ni ardo por ella, pero la aprecio", le escribió a un amigo.


Una mujer multifacética


Una vez casados, los esposos Lutero se establecieron en el monasterio de los agustinos en Wittenberg, que les fue cedido como vivienda por el príncipe elector Juan de Sajonia. Como regalo de bodas, el príncipe les obsequió 100 Gulden, y a partir de septiembre de 1525 Lutero comenzó a recibir como docente universitario un sueldo de 200 Gulden al año. Catalina se encargó de administrar ese dinero, al que se sumaban envíos de presas de caza y pescado de parte del príncipe elector, y a partir de 1527 remesas de trigo y ocasionalmente leña y sebo. Además reacondicionó el deteriorado huerto del monasterio (lo que insumió 400 Gulden), y allí cultivaba hortalizas y frutales. Y desde fines de los años '20 comenzó a tomar estudiantes de la universidad como pensionistas.

Si quedara alguna duda de que Catalina tenía un espíritu eminentemente pragmático, para despejarla basta conocer una curiosa propuesta que le hizo su esposo en 1535. Si con regularidad se dedicaba a leer toda la Biblia, él la recompensaría con 50 Gulden...

Los Lutero tuvieron seis hijos: Juan (junio de 1526), Elisabeth (diciembre de 1527), Magdalena (mayo de 1529), Martín (noviembre de 1531), Pablo (enero de 1533), y Margarita (diciembre de 1534). Elisabeth falleció antes de cumplir un año, y Magdalena murió en 1542, a los 13 años de edad, para inmenso dolor de sus padres.

A partir de 1530 se fueron sumando varios sobrinos y sobrinas de Lutero a la gran familia en el ex-monasterio. Esto llevó a Catalina a proponerle a su marido adquirir otro huerto mas. La extensión de huertos bajo su supervisión se amplió más adelante con la adquisición de un segundo y un tercer campo, que insumieron considerables montos de dinero.

A comienzos de 1540 un parto prematuro llevó a Catalina al borde de la muerte. Quedó tan debilitada que recién dos meses mas tarde estuvo en condiciones de levantarse del lecho de convaleciente. Sin embarco, ese mismo año logró adquirir la cesión del dominio feudal familiar que su hermano Hans von Bora no había podido retener, en Zulsdorf (distante dos días de viaje de Wittenherg).

Esta tenacidad por ir ampliando la base económica de la familia, haciéndola así más independiente de los precios del mercado de alimentos, revela una indudable capacidad de organización doméstica y administrativa. La misma queda reflejada también en los cariñosos y jocosos apelativos con los que Lutero encabeza algunas de las últimas cartas que le dirige.

Como éste, de 1545: "A mi afable y querida ama de casa Catalina I.utero von Bora: predicadora. cervecera, horticultora y todo lo demás que es capaz de hacer." O este otro, de 1546: "A mi de corazón querida Catrín Lutero: doctora, dueña de Zülsdorf, criadora de cerdos y todo lo demás que es capaz de hacer."


Luchadora hasta el final


Entre las pocas cartas de Catalina que se han conservado, la única que contiene un testimonio sobre ella misma y su situación como mujer en aquella difícil época, es la que le envió como repuesta a su cuñada Cristina von Bora (viuda de un hermano suyo). Redactada apenas seis semanas después de la muerte de Lutero, en su primera parte refleja el profundo dolor que la embarga:

"¡Afable y querida hermana! Nada me cuesta creer que usted sienta una misericorde compasión por mí y mis pobres niños. Pues ¿quién no habría de estar apesadumbrado y dolido por una hombre tan valioso, como lo fue mi querido señor? Que no sólo sirvió a una ciudad o a un único territorio, sino mucho a todo el mundo. Por lo que verdaderamente estoy tan atribulada, que no puedo expresar mi enorme dolor de corazón a persona ninguna. Y ni siquiera se cómo ando de ánimo o dónde está mi mente. No soy capaz ni de comer, ni beber, tampoco puedo dormir. Y si hubiera poseído un principado o un imperio, no me hubiera dolido tanto el haberlos perdido, como ahora que nuestro amado Dios y Señor nos ha quitado este querido y caro varón: no sólo a mí, sino a todo el mundo. Cuando me pongo a pensar, de pena y llanto (y Dios bien lo sabe) no soy capaz ni de hablar, ni de dictar siquiera."

La muerte en 1546 de su esposo, quien era su tutor de acuerdo a la legislación de la época, implicó un cambio profundo para Catalina. Como viuda de un docente universitario (cuyos ingresos provenían de mecenas), pasó a sentir la inseguridad económica y jurídica que implicaba el hecho de que ningún código civil de aquella época previera la legalidad de un matrimonio entre personas pertenecientes al ámbito clerical.

Jurídicamente, ella era la concubina de Lutero. El, consciente de este problema, ya en 1537 había redactado un testamento en el que la declaraba heredera de sus valores y bienes propios (aproximadamente ocho mil Gulden) y la nombraba tutora de sus hijos.

"Porque -escribió Lutero en el testamento- considero que la madre será e! mejor tutor para sus hijos, sin emplear los bienes muebles e inmuebles para desmedro o perjuicio, sino provecho y beneficio de ellos, que son carne y sangre suya, que ella cargó debajo de su corazón."

Sin embargo, la destrucción de sus propiedades durante la devastación ocasionada por la Guerra de Esmalcalda, hizo que los últimos años de Catalina estuvieran marcados por necesidad económica. En octubre de 1546 (ante el avance de las tropas imperiales) tuvo que huir con sus hijos a refugiarse en Magdeburgo y luego Braunschweig, pero contó con el apoyo de Felipe Melanchthon, quien con los suyos había seguido el mismo camino.

De regreso en Wittenberg intentó volver a consolidar su anterior base para sostener la pequeña economía basada en huertos y campos, combinados con el pensionado para estudiantes. Pero las secuelas de la devastación, algunos años de pésimas cosechas y litigios judiciales por la cesión del dominio en Zülsdorf, terminaron por endeudarla más y más.

Cuando la peste asoló Wittenberg una vez más, a comienzos del verano de 1552, y la universidad decidió trasladarse a Torgau, también Catalina fue para allá con sus dos hijos menores, en septiembre de aquel año.

En las cercanías de Torgau los caballos se desbocaron y ella, tratando de frenar el carro para evitar que se saliera del camino y se lastimaran sus hijos, saltó del mismo con tan mala suerte que cayó y rodó hasta quedar tendida dentro de un zanjón lleno de agua fría. Los golpes recibidos y el enfriamiento la dejaron postrada. Falleció tres meses más tarde, el 20 de diciembre de 1552.

El día siguiente, con la presencia de los estudiantes y colegas de su esposo, fue sepultada en la iglesia parroquial de Torgau, donde una lápida hermosamente tallada recuerda su figura de cuerpo entero.


Publicado en Revista Parroquial (IERP/Buenos Aires) año 104:11 (nov. 1999) 8-10

No hay comentarios: